El Viaje de Héroe del Emprendedor

Entonces se te ocurre una idea… ¡qué va! Es una locura no va a funcionar… ¿y si si funciona?… Buscaré en google a ver que hay parecido… ¿Qué tan caro será?… pero si estoy bien como estoy… pfff voy a dejarlo… ¿o no?

Emprender es una de las experiencias más transformadoras que existe. La comparo con emigrar. Para mi emigrar ha sido un emprendimiento interno que me ha llevado a reconducir todo lo que he aprendido para emprender una empresa hacia mi misma… pero dejemos eso para otra ocasión.

Como sabemos todo emprendimiento empieza con una idea pero, no es una idea cualquiera. Es una idea que arde, molesta, cuestiona e incómoda pero a la vez produce gozo, curiosidad, sueños y pasiones. No importa si no tienes trabajo, si estas dentro de una empresa que te gusta o que no te gusta, tiene que ver con la necesidad de innovar y hacer cambios dentro de tu puesto de trabajo a través de una propuesta o un proyecto que quieres llevar a cabo de manera independiente. Viéndolo ampliamente cualquier motivación que nos haga movernos de lo habitual se convierte en un emprendimiento, en un viaje heroico.

Es conocido que el viaje heroico o monomito comenzó con el el antropólogo y mitólogo estadounidense Joseph Campbell quien estructuró el patrón básico de muchos relatos épicos alrededor del mundo y en diferentes épocas (puedes leer mas de esto en su conocida obra El héroe de las mil caras). El emprendimiento sin duda es también un viaje para el héroe emprendedor. Podemos verlo aquí:

Esquema basado en el artículo de Alejandro Castellano, te invito a leerlo

El emprendedor debe destruir su mundo y crear uno nuevo, pero para esto necesita atravesar una serie de duras pruebas que le ayudaran a alcanzar la madurez.

Poco quedó de aquel hobbit tímido y miedoso que aceptó el llamado a la aventura de Gandalf el Gris. Bilbo Bolsón atravesó un sinfín de situaciones que lo pusieron a prueba e hicieron salir el héroe que llevaba dentro que es un reflejo de nuestro héroe interno (te invito a leer el Viaje del Héroe).  El principio de este viaje es la renuncia al control, al  “lo sé todo”, “no necesito ayuda” esta es sin duda la primera y más dolorosa prueba. Te adentrarás a un mundo donde sabes nada o muy poco. La segunda gran prueba es el fracaso, vivir en la propia piel todas las adversidades, decisiones erradas, personas que no aportan y un gran etcétera. El desarrollo de la resiliencia es vital en un emprendedor pero solo se aprende cuando se cae.

Luego aparecen los amigos en el camino, los que te aportan y te orientan basado en su experiencia pues alguna vez transitaron el mismo camino que tu. Si has vencido tu ego y escuchas podrás seguir, si no el ciclo vuelve a comenzar. Emprender es ego reductor

¿Qué otros aspectos se deben desarrollar para emprender?

Ademas de conocer tus 4 arquetipos, existen 8 aspectos importantes al momento de emprender. Te invito a leerlos en el Arquetipo del Emprendedor.

Finalmente comienzas a ver resultados, luego de superar adversidades y tentaciones de volver a lo conocido y seguro miras hacia atrás y ves como todo lo vivido ha valido la pena. Sin importar el resultado, en palabras del cantautor Jorge Drexler, aprender a amar la trama más que el desenlace es el verdadero trofeo del emprendedor… es en la trama donde te das cuenta de la necesidad de controlarlo todo que te impide delegar, de la dificultad de trabajar en equipo por el afán de perfección que es tu “gran virtud”, de la necesidad de saberlo todo antes de dar un paso que te impide progresar, de tu gran creatividad que te dificulta darle forma definitiva a tu proyecto por los constantes cambios, del exceso de pasión y amor a tu idea que te impide ser objetivo… entre otras muchas… 

 Te dejo un cuento corto:

“Gran Maestro -dijo el discípulo-, he venido desde muy lejos para aprender de ti. Durante muchos años he estudiado con todos los iluminados y gurús del país y del mundo y todos han dejado mucha sabiduría en mí. Ahora creo que tú eres el único que puede completar mi búsqueda. Enséñame, Maestro, todo lo que me falta saber. Badwin el sabio le dijo que tendría mucho gusto en mostrarle todo lo que sabía pero que antes de empezar quería invitarlo con un té.El discípulo se sentó junto al Maestro mientras él se acercaba a una pequeña mesita y tomaba de ella una taza llena de té y una tetera de cobre.

El Maestro alcanzó la taza al alumno y cuando éste la tuvo en sus manos empezó a servir más té en la taza que no tardó en rebasarse. El alumno con la taza entre las manos intentó advertir al anfitrión: – Maestro…Maestro Badwin como si no entendiera el reclamo siguió vertiendo té, que después de llenar la taza y el plato empezó a caer sobre la alfombra. –

Maestro –gritó ahora el alumno-, deja ya de echar té en mi taza. ¿No puedes ver que ya está llena? Badwin dejó de echar té y le dijo al discípulo: – Hasta que no seas capaz de vaciar tu taza no podrás poner más té en ella.

Hay que vaciarse para poder llenarse. Una taza, dice Krishnamurti, sólo sirve cuando está vacía. No sirve una taza llena, no hay nada que se pueda agregar en ella. Para crecer entonces voy a tener que admitir el vacío”.

Jorge Bucay Libro: El camino de las Lágrimas

 

Hasta la próxima!

 

Has one comment to “El Viaje de Héroe del Emprendedor”

You can leave a reply or Trackback this post.

Write a Reply or Comment

Your email address will not be published.