Gestalt y Polaridades

Jung sostiene que a mayor contraste, mayor potencial. Grandes energías sólo vienen de grandes tensiones originadas en los opuestos.

Descubrí Gestalt por temas personales, vi cambios en personas a mi alrededor quienes se estaban formando y, escéptica como soy, fui a averiguar que era lo que le decían a estas personas por que no me lo creía. Terminé quedándome, formándome y apasionándome por el tema. Una de las cosas más interesantes que descubrí al principio fue la polaridad desde la Gestalt, y con ella la diferenciación, pero… 

¿Qué es la diferenciación?

La diferenciación es el proceso de separar las posibilidades en opuestos, en polos. No podemos darnos cuenta de diferencias si no nos damos cuenta de su naturaleza polar. De esta manera, los opuestos se necesitan y están íntimamente relacionados. La luz se conoce en relación con la oscuridad, el calor con relación al frío, Nuestras emociones irrumpen entre alegría y tristeza, desilusión y satisfacción, nuestra moral en lo bueno y lo malo, nuestros gustos en lo bello y lo feo. La vida oscila entre el ying y el yang, forma y vacío, presencia y ausencia, materia y espíritu. Todos nosotros dividimos nuestro mundo entre nuestros gustos y disgustos, lo que nos agrada y lo que nos desagrada.

La polaridad está profundamente enraizada en el funcionamiento del organismo. La sed conduce a la búsqueda de agua, el calor nos lleva a buscar el fresco, la tensión busca su descarga y así la relajación. Son fenómenos biológicos, forma de auto-regulación. En relación a los opuestos, la existencia de uno requiere la existencia  del otro.

En el pensamiento dialéctico de la Gestalt, las dualidades no son contradicciones irreconciliables, sino distinciones que serán integradas en el proceso de formación y destrucción de la Gestalt.

Gestalt y Polaridad

En el trabajo con la gestáltica, tomamos en cuenta la polaridad y vemos siempre que un polo conduce al opuesto. Un polo en exceso oculta al otro reprimido, oculto, y en la medida en que esta característica se trata de reprimir, más se irá acentuando su fuerza.

En terapia se le puede hacer ver al paciente cómo muchas veces su conducta manifiesta suele ser la antítesis de los impulsos subyacentes o latentes. Así, representando los dos roles, puede contactar este elemento. Jung sostenía que aspectos de personalidad manifestados en exceso llevan a las sombras el opuesto. Hasta que la parte o característica no reconocida no fuera hecha consciente o integrada a la totalidad de la personalidad, el sujeto permanecería incompleto. Zinker sostiene que la llave del conocimiento, felicidad y existencia del hombre, se encuentra en la idea de la reconciliación de las diferencias.

Es importante señalar que una persona posee, no un sólo opuesto, sino varios opuestos relacionados, por ejemplo: la crueldad puede no ser la única polaridad de la bondad, otra podría ser la insensibilidad.

La persona sana tiene conciencia de la mayoría de las polaridades dentro de ella, incluyendo aquellos sentimientos y pensamientos que la sociedad no acepta, y es capaz de aceptarse a si mismo de esa manera. Una persona puede tener gracia y sin embargo, ser torpe para algunas situaciones. Es frecuente que existan puntos ciegos hasta en la persona sana. Por ejemplo, una persona puede conocer su suavidad pero no darse cuenta de su fuerza. Al conocer esta parte puede sentir dolor y hasta no aprovecharla.

Mientras más alterada esté la persona, más puntos ciegos tendrá en su personalidad. Tenderá a ser estereotipada y rígida en la forma de percibirse y no aceptará muchas partes de SÌ mismo, sobre todo aquellas partes en las que ha sido educada a llamar repulsivas o inaceptables, como sus partes insensibles, sus partes homosexuales, sus partes agresivas; tratará de proyectar estas características en los demás y no verlas en ella misma. De esta manera evita la ansiedad, pero con la consecuente aparición de síntomas neuróticos. Según Zinker para que la persona pueda vivir una característica en forma genuina, debe permitirse conocer su polo opuesto. Así, si no entro en contacto con mis elementos femeninos, mi masculinidad será exagerada y hasta perversa.

Es importante señalar que el conocer una característica y aceptarla, no implica que se vaya a presentar en forma más acentuada en la conducta. El que un sujeto acepte sus partes sádicas, no lo hace un sádico. Por el contrario, se puede dar el caso de que la característica pierda fuerza y se haga menos manifiesta. Mientras menos conozcamos partes negativas de nuestra personalidad, más las podemos actuar.

El conflicto interpersonal es por lo general consecuencia del conflicto intrapersonal no resuelto. Las características nuestras que no poseemos, las proyectamos y las vemos en el otro y esto es más fácil de controlar. Como afirma el dicho “Es más fácil ver la paja en el ojo ajeno que la viga en el ojo propio”. Muchas veces se observa cómo en la relación de pareja, uno complementa al otro; así es el polo no vivido por esa persona. Se requiere que sean dos personas las que den una persona completa. Esto se ve sobre todo cuando existe confluencia.

Espero haya sido útil, hasta la próxima!

Partes de este articulo fueron tomados textualmente del escrito por: Hugo Wigozki, Álvaro Ochoa, José Vicente Losada, Manuel Martínez Toro.[:]

Write a Reply or Comment

Your email address will not be published.